.

Contracepción

La función reproductora no se concibe actualmente sin una adecuación a la situación real de la pareja.

Introducción
La función reproductora, base de la sexualidad desde el punto de vista biológico, no se concibe actualmente sin una racionalización y adecuación a la situación y las necesidades de la pareja. Existen varios motivos para sostener este criterio. El primero y principal es la libertad del individuo y de la pareja de poder decidir el número de hijos y el momento oportuno para tenerlos. Igualmente se presentan argumentos de índole médica que se consideran básicos a la hora de decidir cuantos hijos quiere o puede tener una pareja y cuando es el momento más indicado.
Las parejas deben tener en cuenta las necesidades de sus hijos presentes y futuros, así como sus responsabilidades frente a la comunidad.
Desde el punto de vista de la salud de la madre y del hijo, los conocimientos médicos actuales han inducido a instituciones oficiales como la Organización Mundial de la Salud (OMS) a hacer públicas unas recomendaciones básicas con la finalidad de que el embarazo resulte lo más adecuado para la salud. Éstas son:
o Inicio del embarazo después de los 18 años.
o Intervalo entre dos gestaciones de un mínimo de dos años.
o No sobrepasar los cuatro partos.
o Evitar los embarazos después de los 35 años.
Estas recomendaciones vienen dadas a consecuencia del riesgo de los embarazos no controlados a distintas edades, que hace que aumente mucho la mortalidad materna e infantil y las lesiones en el recién nacido.
La anticoncepción como medio válido para tener hijos deseados debe contraponerse fuertemente al aborto, que es la destrucción de la vida engendrada, tremenda aberración de una sociedad que proclama protegerla y respetar los derechos emergentes de ella.
Los métodos anticonceptivos, para ser aceptados, deben cumplir con ciertos requisitos: debe ser barato, inocuo, práctico y principalmente eficaz. Se optará por aquél que presente más ventajas que desventajas en cada situación determinada. En la elección del método anticonceptivo deberán participar tanto el médico como la pareja, ya que ésta tiene que elegir ente los más adecuados a su situación en particular.
Métodos naturales
Denominados por la OMS como métodos de abstinencia periódica, basan su efectividad en la supresión voluntaria de relaciones sexuales durante los periodos fértiles de la mujer. Para ello se requiere establecer la fecha de la ovulación y conocer las capacidades de fecundación del óvulo y del espermatozoide. El óvulo liberado puede ser fecundado por un período no mayor a 12 horas. El tiempo que el espermatozoide mantiene su capacidad fecundante es difícil de determinar, se sabe que es superior a las 48 hs, existen informes que indican el límite máximo entre 5 y 7 días. La ovulación ocurre idealmente en el día 14 de un ciclo de 28 días; pero, en ocasiones, puede presentarse el día 12 o entre los días 16 ó 18.
Método del calendario
Tiene como objetivo predecir el día de la ovulación, teniendo en cuenta la duración de los ciclos anteriores, para lo cual se requiere el registro de las fechas de las 6 o 12 últimas menstruaciones y se identifican el ciclo más corto y el más largo. El primer día inseguro se calcula restando 18 del número de días del ciclo más corto (por ej. 26-18=8), el último día inseguro se calcula restando 11 del número de días del periodo más largo (por ej. 32-11=21). Estos resultados servirán como guía para saber en los ciclos futuros en qué momento se deberán suspender las relaciones sexuales (en éste ejemplo en el día 8 del ciclo) y cuándo de deberán reanudar (en el día 21). La abstinencia se prolongara en éste por 13 días.
Método de la temperatura
Se basa en medir la temperatura corporal por la mañana al despertar. Con éste método se conoce con certeza el día de la ovulación, ya que la temperatura asciende bruscamente y se mantiene así a partir del día de la ovulación hasta que sobreviene la menstruación. Debe tomarse la temperatura durante unos meses y así poder trazar una curva que refleje su ciclo menstrual. Los días seguros se cuentan a partir del cuarto día tras el ascenso de la temperatura hasta un día antes de la fecha previsible para la siguiente ovulación. La temperatura debe tomarse, durante 3 a 5 minutos, antes de levantarse de la cama y sin realizar ningún movimiento.
Método Billings
Es el que ha logrado mayor difusión y aceptación en la actualidad. Consiste en aprovechar las características del moco en la vulva y vagina, especialmente su consistencia, que varía a lo largo del ciclo dependiendo de los distintos niveles hormonales, para que la propia mujer pueda predecir la ovulación. Por éste aprendizaje se reconocerá: una primera fase o "fase seca", luego de la menstruación existen bajos niveles de estrógenos, que no estimulan la secreción de moco, por lo que se produce una sensación de sequedad vaginal. En una segunda fase, correspondiente a los días previos a la ovulación, los estrógenos comienzan a aumentar y producen un moco más turbio, de color amarillo o blanco y viscoso. Inmediatamente antes y después de la ovulación, ocurre la tercera fase, donde los estrógenos alcanzan niveles máximos; el flujo se vuelve muy fluido, con apariencia de clara de huevo que produce una sensación de humedad y lubricación vaginal. Este moco indica el período de máxima fertilidad.
La cuarta fase comprende los días posteriores a la ovulación, donde los niveles de progesterona se elevan y disminuye la secreción de moco, se vuelve pegajoso, pudiendo desaparecer por completo y nuevamente existe la sensación de sequedad vaginal.
Las relaciones sexuales deberán interrumpirse tan pronto como se observe el moco de la segunda fase y reanudarse 3 días después del primer día seco (cuarta fase).
La eficacia de los métodos naturales es muy variable, ya que depende en gran parte de la disciplina y constancia de su uso, del entrenamiento, de la claridad con que se presentan síntomas y, obviamente, de la regularidad del ciclo de la mujer. El método del calendario tiene una tasa de fallos entre el 14 y 47%, el Billings está entre el 2 y el 20% según distintos estudios. La combinación del método de la temperatura con el método del calendario, se ha demostrado muy eficaz, con una tasa de fallos entre el 1 y el 7%.
Métodos de barrera
Se denominan así por sus características de impedir mecánicamente el ingreso de los espermatozoides al útero y que puedan llegar hasta el óvulo y fecundarlo.
El diafragma
El diafragma es un capuchón de látex grueso con un borde elástico que, bien colocado en el fondo de la vagina cubre por completo el cuello del útero, impidiendo la penetración de los espermatozoides. Existen diversas medidas, a fin de que se adapten a la vagina. Para ello, previamente el ginecólogo deberá tomar una serie de medidas y elegir el que mejor se adapte a cada mujer.
Para aumentar su efectividad, antes de colocarse el diafragma en la vagina hay que aplicarle una crema espermicida por ambas caras y por sus bordes. Puede insertarse antes del inicio de la relación sexual, y retirarse no menos de 6 horas de transcurrida ésta. Es importante no dejarlo en la vagina por más de 24 horas seguidas, ya que podrían aparecer o facilitarse infecciones. La tasa de embarazo por 100 mujeres en un año de uso, según distintos autores, oscila entre 2 y 20.
Espermicidas
Son preparaciones bajo la forma de óvulos, jaleas, tabletas espumantes, cremas, películas hidrosolubles o spray que contienen sustancias químicas que, colocadas en la vagina antes del coito, producen la inmovilización de los espermatozoides e impiden su ascenso por el cuello del útero. Todos ellos se componen de una base inerte, tipo gelatina o glicerina, que le da la textura y dificulta o incluso impide el paso del espermatozoide. La sustancia activa es un compuesto químico que destruye al espermatozoide. Deben colocarse en la vagina con suficiente antelación al coito para permitir su disolución; los óvulos requieren de 5 a 20 minutos, las tabletas espumantes 10 minutos y los spray y las películas unos 15 minutos, las espumas y las jaleas no requieren de ningún intervalo (se distribuyen de inmediato por la vagina). Una vez colocado su efecto anticonceptivo se mantiene por una o dos horas.
Como efecto secundario, más del 15 % de las mujeres se ha quejado de irritación local o ardor y otras hacen referencia a lo desagradable de manipular sustancias viscosas o pegajosas.
Su eficacia se sitúa por encima del 85%, pero bien usados y de forma continuada llega al 95%.
Preservativos
El preservativo o condón es el más difundido y conocido de los métodos de barrera. Consiste en una funda de látex u otro material similar que se coloca en el pene erecto, adaptándose a él, y que constituye no sólo una barrera para los espermatozoides como para los microorganismos, protegiendo, además contra las enfermedades de transmisión sexual. Es un método muy seguro, la única posibilidad de fallo, cuando se usa correctamente, es cuando se rompe durante las relaciones sexuales. Son económicos, fáciles de usar y de conseguir. Su eficacia es del 98% aproximadamente, aunque para ello es necesario usarlo correctamente y evitar roturas.
DIU
El dispositivo intrauterino (DIU) es un aparatito de plástico, por lo general recubierto de hilo de cobre, que se coloca dentro del útero con finalidad anticonceptiva. Existen distintos modelos, de distintos tamaños para adaptarse a las dimensiones del útero. Del extremo del DIU, que queda en el cuello del útero, pende un hilo que sale hasta la vagina y que sirve para controlar que la colocación es correcta. Si bien su mecanismo de acción no está del todo aclarado, se sabe que dificulta el ascenso del espermatozoide y provoca, además, una inflamación del endometrio (superficie interna del útero), dificultando o impidiendo la nidación del óvulo fecundado; además, evita los movimientos normales de las trompas, con lo que se dificulta el desplazamiento del óvulo hacia el útero.
Para su colocación no suele ser necesaria ningún tipo de anestesia ni preparación especial, el médico inserta el DIU en el útero mediante un aplicador en forma de tubo. El momento adecuado para su colocación es durante el período menstrual, alrededor del tercer y quinto día del ciclo, que es cuando el cuello del útero esta más dilatado.
Luego de cada período menstrual, la mujer puede comprobar que el DIU sigue en su lugar correcto y que no ha sido expulsado, observando que el hilo esté siempre en su sitio y tenga la misma longitud.
Su eficacia oscila entre 96 y 99%. Su principal ventaja reside en que la mujer se desliga de la preocupación sobre la contracepción de la relación sexual.
No está indicado en mujeres que aún no han tenido ningún hijo, está contraindicado en mujeres con una elevada promiscuidad sexual (mayor riesgo de contraer enfermedades de transmisión sexual), sospecha de infecciones, anomalías del útero, y tampoco en caso de reglas muy abundantes.
Las complicaciones más frecuentes son: embarazo fuera del útero, aborto espontáneo en caso de embarazo, episodios hemorrágicos, reglas más abundantes y dolorosas y molestias durante todo el ciclo. El mayor riesgo son las infecciones que, si no se detectan y tratan a tiempo, pueden provocar esterilidad e incluso la muerte.
Contracepción hormonal
Los distintos anticonceptivos que actúan sobre los mecanismos hormonales, resultan el método más importante en la historia de la contracepción.
Su acción se basa en la interrupción del proceso del ciclo sexual femenino en algunos de sus distintos niveles, el más usado ha sido la inhibición de la ovulación. Ello se consigue con la administración de dosis pequeñas de sustancias sintéticas similares a las hormonas sexuales femeninas, las que introducen una serie de cambios en el ciclo sexual natural. La forma más frecuente de presentación es la oral, lo que conocemos como "píldora anticonceptiva", de la que existen diversos tipos según las proporciones y combinaciones de sus componentes. El tratamiento consta de 21 comprimidos que deben tomarse diariamente y, para que sea efectivo, hay que tomarlos a la misma hora cada día. Con la interrupción del tratamiento, una vez terminado el envase, se produce una hemorragia parecida a la menstruación, aunque suele ser de menor intensidad. Al cabo de 7 días, contando a partir de la última píldora ingerida, se reanuda la toma de los comprimidos.
Además de este tipo de administración, existen otras modalidades como la vía parenteral, o sea mediante inyecciones. Consiste en una combinación de estrógenos y progesterona con capacidad para depositarse en el tejido graso e ir liberándose lentamente a lo largo de todo el mes. Otra forma frecuente es una inyección que se administra cada 3 meses.
¿Cómo actúan?
Su mecanismo de acción consiste en mantener constantes los niveles de las hormonas sexuales inhibiendo los picos que se producen durante el ciclo, los cuales estimularían, a nivel del sistema nervioso central, la liberación de hormonas reguladoras del mecanismo de la ovulación, evitando que ésta ocurra.
Además, producen otros efectos en los órganos de la reproducción. En el útero, detienen el crecimiento del endometrio (capa interna que reviste al útero) produciendo un ambiente hostil para la anidación del óvulo fecundado. El moco del cuello de útero aumenta su espesor y disminuye su cantidad, dificultando el paso del espermatozoide. En las trompas uterinas se producen alteraciones de su movilidad, muy importante para el transporte del útero. Todas éstas modificaciones son mecanismos adicionales de anticoncepción.
En cuanto a los efectos secundarios, son comunes los síntomas digestivos como la intolerancia digestiva, las náuseas y, alguna vez vómitos. Generalmente desaparecen con el tiempo, con la toma continuada. El efecto sobre el peso es variable, algunas aumentan de peso, otras lo disminuyen y en otras no lo modifica. También se observa aumento de las cefaleas, irritabilidad o depresión y cansancio. Pueden producir una retención de líquidos con sensación de tensión e hinchazón, sobre todo en las pantorrillas.
Favorecen la producción de trombos y tromboembolismos en las venas, pudiendo llegar a la obstrucción de las arterias. Aunque en el desarrollo de éstos, resultan de importancia factores predisponentes como la edad, el hábito de fumar, la obesidad, la herencia genética y la hipertensión. En diversos estudios se ha demostrado que el riesgo de infarto de miocardio aumenta por el uso de anticonceptivos hasta 4 veces, mientras que en fumadoras de más de 1 atado por día, el riesgo aumenta 12 veces.
Otro aspecto a considerar, es su asociación con el cáncer. Numerosos estudios informan un probable aumento del cáncer de cuello de útero, reducción del cáncer de endometrio, moderada reducción del cáncer de ovario y efecto, aún discutido, de poca magnitud, sobre el cáncer de mama.
Existen contraindicaciones absolutas para este tipo de terapia como son los antecedentes de enfermedades cardiovasculares, diabetes, tumores, enfermedades del hígado y displasias del cuello del útero, útero y mama; tabaquismo importante (más de 20 cigarrillos por día), especialmente en mujeres mayores de 35 años.
Otros métodos
De los restantes métodos en uso actual, el más difundido en la práctica es el "coitus interruptus", que consiste en la extracción o retirada del pene de la vagina durante el coito antes de iniciarse la eyaculación. La principal razón de su fracaso radica en que, contener la eyaculación o saber el momento en que va a producirse, es algo que requiere gran control por parte del hombre. Además, antes de la eyaculación suele producirse la expulsión de cierta cantidad de líquido en el que pueden encontrarse espermatozoides de gran viabilidad, con lo que una retirada a tiempo no garantiza la eficacia de este método.

Le invitamos a reservar su hora de atencion para su primera sesion de Terapia de Pareja en nuestro sistema de reserva en linea:



Descuentos

20% de descuento solo para hora de primera sesion reservadas entre los dias Miercoles 20 y Sabado 23 de Septiembre de 2017.

Descuento aplicable exclusivamente presentando su comprobante de reserva que indique el descuento aplicado el que recibira por correo electronico al realizar su reserva, y realizando su reserva de hora usando este boton :



Le invitamos a conocer las caracteristicas diferenciadoras de nuestro centro (que nos distingue): Quienes somos

Si desea conocer la experiencia de quienes ya han asistido a nuestro centro: Testimonios

Si desea ver nuestras oficinas: Nuestras Oficinas

Si desea reservar una hora de atencion lo invitamos a conocer nuestros Horarios y Valores.

Algunos testimonios de nuestros pacientes:



icon.Prisma Psicologia ®  www.terapiadepareja.cl
Centro de Atencion Psicologica especializado en Terapia de Pareja



Sistema de Reserva en Linea (atencion 24 hrs):


Para informarse de horarios de atencion, valor de la consulta, reembolso de isapres, descuentos por paquetes de sesiones, etc CLICK AQUI

Whatsapp para consultas (administrativas):
Click aqui desde su smartphone (whatsapp)


e-mail : [email protected]
Telefono : 02-22352715 (buzon de voz)

Horario de atencion:
Lunes a Viernes 10:00 a 22:00 hrs y Sabado 10:00 a 20:00 hrs.

Nuestras direcciones:
Oficina Panoramico: Nueva Providencia 2155 (ex 11-Sept), Oficina 801-A (Torre A), Edificio Panoramico, Metro Los Leones ver mapa
Providencia - Santiago - Chile

Oficina Centro Providencia: Nueva Providencia 1945 (ex 11-Sept), Oficina 1101, Edificio Centro Providencia, Metro Pedro de Valdivia ver mapa
Providencia - Santiago - Chile

Trabaje con nosotros